Renuncian al trabajo para no pagar pensión a hijos: la cara infame de Paraguay

2017/22/03 11:16.

El incumplimiento de la asistencia alimentaria es un tema ampliamente debatido y, por sobre todo, una cruda realidad con la que deben vivir miles de madres en nuestro país quienes, además de sufrir la burocracia del sistema judicial, cargan sobre sus hombros la difícil tarea de criar solas a sus hijos.

El diario La Nación publicó hace unos días un material especial en el que expuso el caso de Ale R., una mujer de 27 años que desde el año 2016 lucha para que su ex esposo cumpla con la manutención a favor del hijo de ambos.

Así también, puso a consideración el testimonio de Jazmín, otra madre que también se vió obligada a criar sola a su hijo y sin recibir ningún tipo de asistencia económica por parte del padre.

El Artículo 97 del Código de la Niñez y la Adolescencia señala lo siguiente: “El padre y la madre del niño o adolescente, están obligados a proporcionarle alimentos suficientes y adecuados a su edad.

La asistencia alimenticia incluye lo necesario para el sustento, habitación, vestido, educación, asistencia médica y recreación del niño o adolescente.

La mujer embarazada podrá reclamar alimentos al padre del hijo.

Los alimentos comprenden también la obligación de proporcionar a la madre los gastos que habrán de ocasionar el embarazo y el parto”. Bettina Ovando, defensora de Niñez y la Adolescencia, en una entrevista para el mismo medio mencionó que, en aquellos casos en los que el padre asegure no contar con dinero suficiente para cumplir con la prestación alimentaria, se debe comprobar si efectivamente esa persona es insolvente.

También reveló que muchas veces estos hombres, tratando de eludir sus responsabilidades económicas, renuncian a sus trabajos para no pasar la prestación alimentaria a sus hijos, convirtiéndose de esa manera en personas insolventes.

Prestación alimentaria: ¿Qué pasa si el padre dice que no tiene dinero para asistir a su hijo/a? pic.

twitter.

com/Us7wSDGZIS — Diario La Nación (@LaNacionPy) 21 de marzo de 2017 Para poder comprobar dicha situación, se debe llevar a cabo un juicio, ya que la persona no puede asegurar directamente que no posee el suficiente dinero para la prestación sin tener alguna manera de probarlo.

“Uno puede decir que es insolvente, pero de algún lugar está percibiendo algún ingreso, por eso está viviendo”, señaló Ovando.

La publicación señala que, de enero del 2016 a febrero del 2017, un total de 120.302 cuentas fueron abiertas en el sector bancario para el cumplimiento de la prestación de alimentos a nivel país, sin considerar el número de casos que aún siguen pendientes de alguna resolución definitiva por parte de la justicia.

Miles de juicios fueron llevados a cabo por este mismo motivo, impulsados por madres que buscan seguir con la crianza de sus hijos de manera adecuada y hacer valer su legítimo derecho, ya que en ocasiones se vuelve una tarea complicada ante las dificultades económicas existentes.

REACCIÓN DE LA JUSTICIA TRAS DENUNCIA Tras la publicación realizada por La Nación, la Corte Suprema de Justicia se hizo eco y ordenó a todos los juzgados de la Niñez y la Adolescencia del país informar sobre los trámites que están con morosidad judicial en procesos abiertos por asistencia alimentaria a menores de edad.

CÓMO Y DÓNDE DENUNCIAR Para poder realizar una denuncia por falta de prestación alimentaria, se debe recurrir primeramente a un abogado particular y, en caso de no contar con los recursos económicos suficientes, a través de algún defensor civil ante la niñez en el Ministerio de la Defensa Pública (MDP), quien deberá tramitar el caso para que se inicie un juicio de asistencia alimentaria.

  googletag.

cmd.

push(function() { googletag.

display('div-gpt-ad-1449354786010-0'); });